Lesión cerebral traumática (TBI)/Conmoción cerebral

Ya sea por accidentes de construcción o automovilísticos, resbalones y caídas, explosiones, o incluso pintura a base de plomo u otras exposiciones, muchas lesiones cerebrales se minimizan o incluso no se reconocen. El cerebro pesa solamente unas libras. Su consistencia es como un pudín situado dentro de un cráneo duro con una superficie desnivelada. No se requiere de mucho trauma para lastimarlo gravemente. El latigazo cervical sin traumatismo de la cabeza, incluso por una colisión de vehículos motorizados de bajo impacto, puede causar lesiones cerebrales extensas. De hecho, hemos aprendido que simplemente sacudir a un bebé puede dañar su cerebro seriamente.

Si después de un traumatismo de la cabeza por una colisión de vehículo motorizado o por una caída, la víctima está hablando de una forma normal y sus radiografías o tomografías computarizadas o resonancias magnéticas son normales, con frecuencia se considera que la víctima está «bien». Sin embargo, nuestro trabajo muestra que estas víctimas de trauma a menudo no están bien. Su sueño, memoria, concentración, capacidad de aprender, capacidad para hacer sus trabajos o manejar relaciones son frecuentemente mucho peores. Para muchas víctimas de un accidente, el empeoramiento de su mente continúa mucho después del tiempo que sus médicos les dijeron que debía. Además de este empeoramiento, se produce el miedo de ser capaz de seguir trabajando y mantener relaciones que están fracasando. Junto con el empeoramiento, la víctima puede ocultar o negar el deterioro mental. Muchas veces las víctimas de lesiones cerebrales sufren con sentimientos de vergüenza por no ser la misma persona que ellos, sus amigos, y sus seres queridos siempre han apreciado. Lo que complica estas relaciones es el hecho de que las víctimas de lesiones cerebrales a menudo se ven y hablan igual que antes de la lesión, a pesar de que la lesión ha borrado partes de lo que solían ser.

Es posible que una lesión cerebral (incluyendo la conmoción cerebral) no cambie la forma en que una persona camina o habla, pero puede deteriorar gravemente la forma en que esa persona piensa, siente, recuerda y responde. Algunos de los muchos signos de una lesión cerebral son que se le tienen que recordar de las mismas cosas muchas veces, se pierde, olvida que la comida está en la estufa o en el horno, reacciona con una ira incontrolable ante las frustraciones o decepciones habituales y típicas de la vida diaria, y el agotamiento de sólo tratar de pensar o leer. 

Debido a que el cerebro controla todas nuestras funciones, su daño puede afectar a las víctimas de accidentes de muchas maneras diferentes. Los diferentes tipos de daño pueden requerir diferentes tipos de especialistas médicos: los problemas de pensar requieren a un neuro-psicólogo; los problemas emocionales requieren a un neuro-psiquiatra; los problemas visuales requieren a un neuro-oftalmólogo; y los problemas de equilibrio requieren a un neuro-otólogo.

Un caso de lesión cerebral traumática se trata, en esencia, de quién era una persona, quién esperaba ser, quién es ahora como resultado de la lesión, y la forma en que la lesión ha cambiado su futuro. Desafortunadamente, la lesión cerebral también inflige pérdidas a los seres queridos de la víctima de una manera que muchas veces, en lugar de disminuir, aumenta a medida que la víctima envejece. Información sobre TBI

El análisis del volumen cerebral, una herramienta por imágenes de la neurociencia, muestra que el traumatismo por una conmoción cerebral y la consiguiente atrofia han causado que la parte lesionada del cerebro de esta mujer de 32 años sea equivalente a una persona de 87 años.

Presentation_Page_05

The Flomenhaft Law Firm, PLLC